Pocas historias de Ciencia Ficción han absorbido mi mente como el cómic de Prophet creado por el inclasificable Brandon Graham. Esta gran epopeya espacial se escapa de todos los convencionalismos de la ciencia ficción y nos brinda un espectáculo metafísico mas propio de Jodorowsky y Moebius. El mundo de Prophet es diferente, inquietante, aturde, pero, sobre todo, te atrapa.

Escribo este artículo tras terminar el último volumen publicado en España por Aleta Ediciones: Prophet vol. 5 Guerra en la tierra. Me he dado cuenta de que lo compré recién salido en noviembre de 2017 y he tardado más de un año en empezar a leerlo, sin duda mi subconsciente lo apartaba para no tener que sufrir el insoportable silencio que iba a dejar tras terminar su última página. Me pasa mucho con las sagas que más quiero, me resisto a despedirme, como si el tener un pedazo de historia pendiente me reconfortara. Lo mejor ha sido volver a releer los cuatro volúmenes anteriores para despedir como se merece a, posiblemente, uno de los mejores cómics de ciencia ficción que ha aparecido desde hace mucho mucho tiempo.

Arte del cómic Prophet

El universo de Prophet es único, sin los convencionalismos de la actual Sci Fi.

Prophet está basado en el universo Extreme que creó en los 90 Rob Liefeld, artista que nunca me ha gustado. Graham nos transporta a miles de años en el futuro, para descubrir un universo donde la humanidad se convirtió en un imperio que sometía a todas las razas. Hay personajes y conceptos del universo original de Liefeld, pero no es necesario conocer la obra original para disfrutar de esta. Personalmente me parece que para Graham es una rémora tener que añadir como puede esos conceptos, estoy seguro que de haber tenido total libertad la obra hubiera sido aún más sorprendente.

 El cómic de Prophet es una ciencia ficción orgánica y diferente

El universo es desolado, febril, con una tecnología orgánica más cercana a la fantasía que convive con seres extraños y fascinantes, como los clones Prophet, las Madres del imperio de enorme cabeza, aliados que son raíces… Una evolución que nada tiene que ver con lo que solemos imaginar. Es un universo mucho más cercano a lo que veíamos en la mítica revista Métal hurlant de los años setenta.

Universo del cómic Prophet

El universo de Prophet es desolado, brutal y fascinante.

La trama como tal es difícilmente comprensible, cuantas más veces los leo más cosas descubro y menos entiendo. Es de esas raras veces que ves una obra y dices: “no me he enterado de nada, ¡pero es apasionante!”. En Prophet la trama es lo de menos. Graham, como ya hizo en la sensacional King City, se centra más en desarrollar un universo que, por muy diferente y bizarro que sea, está tan bien construido que te lo crees.

Toda la obra tiene un impulso de violencia visceral que no para de crecer y crecer.

Algo que me deja siempre sin aliento en cada volumen de Prophet es cómo se expande la historia. Con lo extremadamente difícil que es crear mundos y darles coherencia, Graham tiene una facilidad pasmosa para escribir una trama que no hace más que presentar nuevos y fascinantes conceptos. Toda la obra tiene un impulso de violencia visceral que no para de crecer y crecer.

Es cierto que el cómic necesita la complejidad del lector, el publico mainstream de la actual ciencia ficción pachanguera saldrá despavorido tras las primeras páginas, porque su lectura necesita pausa, fijarse en los detalles, reflexionar sobre lo que estás viendo, por que Graham insinúa más que muestra.

Un arte tan complejo como absorbente

Por Prophet han pasado muchos artistas, incluido dibujos del propio Graham. Es muy difícil mantener una unidad artística cuando hay tantas personas y cuando el universo es tan complejo. Creo que para la titánica tarea que ha sido representar el universo de Prophet, artistas como Milonogiannis, Dalrymple, Simon Roy, Joseph Bergin III, etc., han sabido impregnar a los dibujos ese aire febril y violento. Los colores son magníficos y las sutilezas a la hora de diferenciar a los diversos clones de Prophet, que básicamente es lo único que queda de humanidad en el espacio, aportan una gran profundidad.

Me quedo con el trabajo que ha hecho Giannis Milonogiannis, que se ha centrado en dibujar al Viejo Prophet, líder de la resistencia y ¿protagonista? del cómic. Su arte ha sabido transmitir la nostalgia y sabiduría de un personaje fascinante.

Arte de Giannis Milonogiannis en el Cómic Prophet

El viejo Prophet dibujado por Milonogiannis

El mejor final posible

Cuando la historia parece llegar a su final, Graham nos regala posiblemente las mejores 9 páginas de todo el cómic. Un epílogo en el que nos muestra fragmentos de hace miles de años y de los próximos cientos de años. Un viaje desestructurado adelante y atrás para mostrar que el universo sigue, que nada termina y que todo vuelve a comenzar. Un viaje espacio temporal sublime, elegante y a la altura de una serie que estará siempre entre las mejores de la ciencia ficción.

Edición del Cómic Prophet por Aleta Ediciones

La edición de Aleta es bastante buena, ojalá hubiera sido en tapa dura, pero esta muy bien editado.

Storyteller, Diseñador de Videojuegos y creador de Gametopia y sus cursos online. Creativo en la agencia de publicidad Flas Marketing y profesor de Guion y Diseño de Videojuegos en el Master de la Universidad Politécnica de Madrid. Leer más

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!