Andaba distraído tomando apuntes en una reunión de trabajo cuando un cliente. que es aficionado a la escritura, me pregunta sobre la planificación del Storytelling. La pregunta despertó mi curiosidad, no por responderle sino por averiguar a donde quería llegar. Tras algunos consejos consigo que me plantee su verdadera pregunta: “cuánto debo saber de mi historia antes de empezar a escribir”.

En muchos libros y gurús plantean unas simples preguntas para clarificar las ideas, le contesté al tiempo que sacó una pequeña libreta para apuntárselas. Creo que las que pueden darte la información más relevante sobre tu historia son estas:

  • ¿Quién es el protagonista?
  • ¿Qué es lo que quiere y qué le motiva?
  • ¿Cuál es el conflicto central de la historia?
  • ¿Qué habilidad tiene el personaje para superar los conflictos?
  • ¿Qué esconde el personaje? Todos tenemos un pasado.
  • ¿Dónde ocurre la acción?
  • ¿Cómo cambia el protagonista durante la historia?
  • ¿Cuál es la primera escena de la historia?
  • ¿Cuál es la primera línea de la novela?
  • ¿Por qué quieres escribir esta historia? ¿Qué te aporta y que aportas al lector?

Todas ellas son excelentes preguntas y arrojan mucha información sobre la historia. Si eres capaz de responderlas es que tienes la historia muy estructurada en tu cabeza. ¿Cuántas sueles tener claras antes de escribir? Me preguntó con ganas de obtener la respuesta que deseaba escuchar. En el mejor de los casos la mitad, pero a veces ni siquiera soy capaz de responder dos o tres, y no solo me pasa a mi, a los escritores que conozco muchas veces les vale una solo frase para empezar a escribir.

Nos escudamos en los problemas o en el desconocimiento para no enfrentarnos a nuestras inseguridades

Como me miraba con ojos incrédulos le razoné mi respuesta. Personalmente, y recalqué personalmente, porque escribir es algo muy personal, creo que todos esos cientos de blogs que repiten como un mantra ‘10 preguntas antes de escribir’, o ‘planifica tu lo que sea antes de escribir’, solo alimentan las excusas de no comenzar a escribir. Al no conocer las respuestas no escribo y sigo pensando. Es lo mismo que escucho una y otra vez con: si no tengo el portátil nuevo no puedo escribir, si no tengo tal cámara no puedo empezar a hacer fotos, si no tengo el mejor micrófono no puedo grabar el vídeo que quiero hacer. Al final nos escudamos en los problemas o en el desconocimiento para no enfrentarnos a nuestras inseguridades.

Lo que hay que hacer es escribir, escribir mucho y, al mismo tiempo, planificar, analizar, organizar, pero no creo que haya nada que deba ser un impedimento para ponerse a escribir. Todo esto tiene relación con lo que hablé el otro día de escribir de manera más orgánica.

Lo que sí que me ayuda es intentar resumir la historia en un tweet con lo esencial y lo que hace que sea atractiva, pero ese Longline puede ir variando mientras escribo. Esto último no se lo comenté porque prefería que asimilase bien el que no le quedaban excusas para empezar a escribir esa gran historia sobre su infancia.

Storyteller, Diseñador de Videojuegos y creador de Gametopia y sus cursos online. Creativo en la agencia de publicidad Flas Marketing y profesor de Guion y Diseño de Videojuegos en el Master de la Universidad Politécnica de Madrid. Leer más

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!